Fisioterapia en el embarazo

Durante los nueve meses de gestación el organismo de la mujer se va a preparar para albergar y alimentar al bebé, por lo que serán notables los cambios a nivel postural, las modificaciones en la estructura pélvica, y también habrá una mayor solicitación de la zona perineal y abdominal, el aumento de peso y el cambio corporal quizá sean de los cambios más significativos.

Habrá un cambio en el eje de gravedad propiciado por el propio peso y la distensión de la barriga hacia adelante, y como consecuencia la curvatura lumbar se acentúa más. Y ahí es cuando aparece la lumbalgia, el síndrome del piramidal o la ciática.

Por otro lado también son frecuentes los problemas circulatorios de las piernas (hinchazón, pesadez o piernas cansadas), se debe a la compresión que ejerce el bebe en la pelvis y sumada al efecto relajante que produce la hormona progesterona, haciendo que el retorno venoso sea más lento, acumulándose así liquido en piernas y pies.


No podemos olvidar que el aumento de volumen en la tripa, hace que haya un aumento de presión sobre el periné, y si no hay un suelo pélvico lo suficientemente competente, podría aparecer incontinencia urinaria durante el embarazo, o después en post parto.

Se utilizará como herramientas de tratamiento técnicas de terapia manual suave, ejercicios en balón o fitball, estiramientos, masajes suaves, drenaje linfático manual o el masaje perineal entre otras, siempre buscando la máxima eficacia en el bienestar de la salud de la mujer. También le daremos consejos de higiene postural para continuar con el tratamiento en su casa.

Y será igual de importante dedicar un tiempo a preparar un entorno favorable para la maternidad y lactancia y sobre todo para que la recuperación post parto sea lo mejor y más fácil posible.