Cólico del lactante

En el momento del cuadro cólico el bebé está muy agitado, inquieto e irritado y es habitual verle con los puños cerrados y la cara enrojecida. Suele coincidir en horario, normalmente tarde-noche.

Cuadro que cursa con llanto inconsolable y que se acompaña de distensión abdominal, gases y vómitos, o dificultad para defecar o expulsar pedetes . Suele debutar a los 15 días del nacimiento más o menos y puede prolongarse hasta las 3 meses.

La fisioterapia es muy eficaz en el cuadro cólico. Se utilizará la terapia manual y posturas relajantes para conseguir disminuir la distensión abdominal, haremos que el tránsito intestinal mejore facilitando así la expulsión de las cacas y/o pedetes y aliviaremos cualquier otra molestia ocasionada por el cuadro cólico, como reflujo o gases.


Pero lo más importante desde el ámbito de la fisioterapia es trabajar la prevención y promoción sanitaria con los padres, dándoles consejos generales y enseñándoles pautas posturales ante la crisis cólica, y sobre todo enseñaremos el Protocolo de Masaje infantil integrando de forma especial en el abdomen, pecho y en la cara. Servirá como estrategia preventiva, como fomento del vínculo y apego y sobre todo para relajar al bebé y hacer que el sueño sea profundo y reparador.

Las sesiones se realizan siempre en presencia de la mamá y del papá, haciéndoles participes en el tratamiento. Aprenderán pautas y herramientas muy sencillas que después en casa podrán en práctica ante una crisis cólica, y así ayudar a su bebé en esos momentos tan irritantes e incómodos.